lunes, 12 de agosto de 2013

Sin palabras


No hay palabras
que describan el vuelo
de un águila,
ni el aullido del lobo,
ni hay palabras 
que puedan darte idea
de lo que siento.
Yo vivo para ti.