domingo, 9 de marzo de 2014

Elegirte fue fácil


Elegirte fue fácil,
como predestinado:
Cambiar el aire insípido
por lo dulce y lo amargo.
Los días sin colores
por soles y nublados.
Tu voz en mis oídos,
caminar a tu lado.
Enredar en tus dedos
mis tan vacías manos.
Horas negras de insomnio.
Besos, risas, abrazos.
Elegirte fue fácil:
me estabas destinado.