domingo, 10 de agosto de 2014

Noche de Perseidas


Mi corazón brilla
como una estrella errante,
como una estrella viajera
en un camino sin término,
en una búsqueda infinita
que no sabe si tendrá éxito
pero que no puede abandonar.
Mi corazón es una estrella fugaz,
una brasa que ilumina un instante,
que se quema en su propio fuego,
y desaparece.