viernes, 24 de octubre de 2014

We shall dance


Esta mañana me he escuchado
cantando We shall dance, en la ducha,
y me he dado cuenta,
mientras el agua resbalaba por mi espalda,
que hacía mucho tiempo,
casi una eternidad, que no cantaba,
y de que hoy hay un peso menos
en mi loco y vehemente corazón.