jueves, 4 de diciembre de 2014

Escrito en la piel


Yo te miraba, 
y quería leerte,
como se lee la carta de un amante,
profundamente,
a escondidas,
con poca luz,
tan cerca que hasta duela;
releerte
una, y otra, y otra vez
hasta la fatiga.