sábado, 7 de marzo de 2015

Columpio


Me senté en el columpio
a esperar que florecieran los cerezos,
y te guardé tu sitio, ese de siempre,
en el que puedo apoyar
mi cabeza en tu cuello.