lunes, 12 de mayo de 2008

Dormida


Hace unas cuatro noches me soñé entre tus brazos,
(la Primavera altera mi libido y mi sangre);
me desperté buscando tu cuerpo y tus caricias
y descubrí que estaba sola en mi propia cama.
Hay momentos nocturnos en los que tu recuerdo
me traspasa la piel como un hierro candente;
quisiera ser tu amante también de madrugada,
no soñar con tu amor, sino tenerlo al lado.

Imagen: "Dormida" de Claude-Marie Dubufe con filtro de Photoshop

3 comentarios:

Miguel Pazos dijo...

Muy buena poesía.

Un saludo

Alawen dijo...

Muchas gracias.
Bienvenido al desván.
Un saludo.

MARNIE dijo...

La noche nos trae sueños, la mañana se los lleva...
Precioso Alawen
Besos
Marnie