domingo, 17 de noviembre de 2013

Otoño


Yo no sirvo para mucho,
apenas
para envolver tus dedos con los míos
y calentar tus manos.
Yo quisiera ser útil,
darte esperanza
como te doy cariño:
sin guardar nada para mí,
porque contigo 
lo tengo todo.