martes, 3 de diciembre de 2013

Mientras escribo


Se puede llorar de alegría,
de tristeza o, simplemente,
para sacar del pecho tanto sentimiento.
Ahora, mientras te escribo,
me están cegando las lágrimas,
pero a la vez sonrío.