jueves, 20 de agosto de 2015

Camino



Echo de menos
compartir las miradas,
el roce fortuito
de una mano en la mía.
Pero no cualquier mano,
ni tampoco otros ojos
que no sean los debidos.
Temo que, hasta ahora,
he ido buscando en otros
los tuyos, sin hallarlos.
Una lista de errores,
o de experiencias.
Un camino, en fin, 
que me lleve a ti,
ángel oscuro,
mi sombra,
mi reflejo,
mi amante soñado.