jueves, 26 de mayo de 2016

De repente




Y, de repente, brota
la chispa,
como brota una fuente
de alegría, 
inagotable, 
impredecible.
En un instante,
 te das cuenta
que llevas en la cara una sonrisa,
y prendida
en la solapa, 
brillante,
como el sol al mediodía,
una nueva ilusión.