miércoles, 29 de abril de 2009



No volveré, jamás, a pronunciar tu nombre,
ni pensaré ya en ti. Será mañana,
en la hora sombría que precede a la noche;
una cruz en mi pecho y cumpliré mi promesa.
Colocaré tu foto en un marco de olvido,
y romperé en mil vidrios tus besos y tus cartas…
Te dejaré del todo cuando se haga de noche.
Pero esta noche, no. Será mañana.

5 comentarios:

bate dijo...

No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy, estimada Alawen. No es muy romántico lo que digo pero funciona.

Alawen dijo...

Querido Batecado, muchas gracias por el consejo...
Te confesaré que ésto no es más que literatura... ;)
Un beso

Bettina dijo...

Litaratura??
Oh,litaratura....! cuánta maravilla se escribe en tu nombre...!

bate dijo...

Vaya...quería ir yo de cunsultor sentimental y me salió el tiro por la culata. De todas maneras estarás conmigo que es un buen consejo, no? Anda, dime que si..;)

Alawen dijo...

Bate, te voy a nombrar mi consultor sentimental personal, ya te digo...
Sí, es un consejo excelente, a ver que tal los próximos que te pida, o que me des...
Besos...