jueves, 21 de mayo de 2009

Silvia y el dragón


Cuando Silvia despierte encontrará una escama,
una escama verde y dorada sobre su cama.
Y cuando meta los pies en las zapatillas,
un respirar caliente le hará cosquillas.
Bajo la cama
se esconde un dragoncito
esta mañana.
Silvia decide no tener miedo
y mete la mano hasta un agujero
en la alfombrilla.
Allí duerme el dragón hecho una rosquilla.
Cuando despierte,
le dará pan con queso y algo de leche.
Que los dragones
nunca comen doncellas,
que eso son cuentos.
Escrito para Silvia en su cumpleaños, noviembre de 2006

4 comentarios:

Raquel YG-I dijo...

Preciosooo, cada vez que te leo, me gusta más y más descubrirte. Muchísimas gracias por tus aclaraciones en mi blog y, por dejarme saber que puedo contar contigo. Ahora, no vuelvo a cambiar de plantilla, menudo marrón, jeje. Un beso

bate dijo...

Delicioso !! Me gusta desde que tengo a mi hija, leer cosas para niños. Sólo de pensar en el día que le cuente cuentos a mi peque, se me cae la baba.

Bettina dijo...

Me viene,que muy bién,Alawen, regresar a los cuentos......Hacía siglos, que no lo hacía!....precioso!

misideascotidianas dijo...

Jo, qué simpático:)
Luisa