viernes, 8 de julio de 2011

Si estuviera despierta...


... llamaría a tu puerta, de madrugada, a la hora fría que precede al alba, la hora del sueño de los insomnes, cuando el alma está en perfecta pleamar, y, sin decir palabra, me tendería a tu lado, junto a tu corazón, escuchando sus latidos, hasta quedarme dormida...

Si estuviera dormida, soñaría contigo: con tu alma y la mía vagando de la mano; con el beso de tus ojos y el roce de tus dedos; con abriles encendidos y eneros entre escarcha, escarcha deshelada por tu fuego y el mío...

Si estuviera a tu lado, no necesitaría nada más que tu abrazo..., y luego, y luego...