jueves, 13 de diciembre de 2012

Cobarde


Me cubro la cabeza y el corazón, y alejo de mí el móvil, porque sé que, si lo tengo a la mano, ahora, con esta falsa euforia producto del alcohol, (un solo vino, que conste); con esta euforia, digo, que a la vez es nostalgia, necesidad y deseo, marcaría tu número para decirte cosas que no sé si quiero decirte...