miércoles, 27 de febrero de 2013

Las cosas de la vida


Sentirme, al mismo tiempo,
completa y fragmentada; 
Sonreír entre lágrimas;
intentar no soñar;
perder las esperanzas 
que nunca han sido mías,
y decidir, de pronto,
que quizá haya esperanza.
Releer tus palabras,
odiando cada letra,
porque, con cada una,
me acerco más a ti.
Darme cuenta, de pronto,
de que no tengo nada;
de que lo tengo todo.
Quizá esto es ser feliz...

2 comentarios:

MFAL dijo...

Qué bonito ^^

Bate dijo...

Iba a decir lo mismo que MFAL... Va, lo digo: ¡Qué bonito!



(espero no haber parecido poco varonil ;-))