miércoles, 31 de julio de 2013

Flama


Tú no sabes lo que yo siento
cuando me dices "te quiero",
como se nublan mis ojos
y se me incendia el pecho.
Tú, que eres la causa de mi insomnio,
de mis sonrisas y de mis miedos;
tú, el esperado, el llegado de improviso,
el que ha apartado a los demás de mi memoria.
Tú eres lo que deseo y lo que espero.
Por ti he aprendido a amar como yo amo:
como luz, como aire, como fuego.