lunes, 6 de febrero de 2017

Nombre


Simplemente,
me asalta
el deseo de pronunciar
tu nombre.
Y lo digo, 
bajito,
susurrando,
para que nadie lo escuche.
Ni siquiera yo.