martes, 17 de enero de 2017

De repente


Y, de repente,
echas de menos
la mano que, 
sin pensar, busca la tuya
y te entibia los dedos.