domingo, 22 de enero de 2017

Tempus fugit


Estaría bien
ser joven e inocente,
otra vez,
como en aquellos días
en que pensar en tu mano,
tu simple mano en la mía,
me hacía enrojecer.