domingo, 29 de enero de 2017

Llueve



Llueve, y la calle
se vuelve bulliciosa
con la gente que corre,
o comparte un paraguas,
mientras que yo los miro
debajo del alero,
sin sentir, ni siquiera
una salpicadura.